Ser el gran “O”