La “Caperucita roja” es un cuento de hadas que se basa en el paso de la persona desde la adolescencia hasta la madurez consciente, mientras que la “Bella durmiente” simboliza el despertar del poder, oculto tras el uso igualitario de “Mente y corazón”. del Sí mismo.

En ambos cuentos de hadas la persona comienza un viaje centrándose en:

Reconectarse con el niño interior aceptando y abrazando su parte “negativa” que ha sido rechazada por la sociedad, la religión, la familia, etc.
Sanando cualquier tipo de adicción física y emocional liberando el estancamiento emocional oculto detrás de la necesidad adictiva.
Reconectarse con el poder sexual profundo primordial (sobrepasar la influencia de la sociedad patriarcal y “recordar” la forma en que las personas vivían en la era matrilineal)
Reequilibrar los aspectos internos femeninos y masculinos del Sí mismo.